© 2013. Copandes. Derechos reservados.

Colabora:

Iniciativa de:

Logo_helixGroup.JPG
UNIGIS.tiff_transparent.png

FORO DE DISCUSIÓN: Pronósticos Climáticos para la Agricultura en los Andes  

 

(Período: 21 a 28 de agosto de 2014)

PREGUNTA DE DISCUSIÓN:

 

"Pronósticos Climáticos para la Agricultura en los Andes"

 

1.       ¿Qué sinergias pueden existir entre la información climática y las técnicas tradicionales de agricultura? Y que se puede hacer o se ha hecho para potenciar estas sinergias?

 

2.       Qué diferencia existe entre el concepto de Adaptación y el concepto de gestión de riesgos climáticos de corto plazo, y cómo se articulan en el sector agropecuario?

COMENTARIOS MODERACIÓN TEMÁTICA

 

Relación entre el concepto de Adaptación y el concepto de Gestión de Riesgos climáticos.

De acuerdo con los participantes del foro, el concepto de Gestión del Riesgo Climático (GRC) envuelve los conceptos de variabilidad climática y cambio climático.  Esto concuerda con lo expresado por el PNUD (2010), que considera que la GRC es un concepto amplio que tiene en cuenta tanto los riesgos generados por la variabilidad climática, como también las estrategias de adaptación que tienen en cuenta las trayectorias de cambio climático.

De ésta manera existe relación directa  entre el ajuste de los sistemas humanos a los estímulos climáticos y la GRC.

Referencias:



¿Qué sinergias pueden existir entre la información climática y las técnicas tradicionales de agricultura? Y qué se puede hacer o se ha hecho para potenciar estas sinergias?


Las tecnologías actuales permiten generar información climática cada vez más confiable y de buena resolución temporal y espacial. Pero es necesario centrar los esfuerzos en la distribución de esa información para que llegue a los productores agrícolas de una manera útil para ellos. Entre las ideas expuestas en el foro, se puede mencionar el aprovechamiento de medios como la radio, los almanaques impresos y los mensajes de texto a celular. De otro lado, el conocimiento tradicional local y los bioindicadores climáticos no pueden ser ignorados, al contrario, deben ser reconocidos y estudiados con el propósito de contar con más herramientas que al final permitan hacer gestión del riesgo.

 

Por Diego Obando, Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT).

 

 

CONTRIBUCIONES

Participantes:

 

ANDES

 

Bolivia

  • Emilio Garcia-Apaza, Faculty of Agronomy - San Andres Major University e Instituto de Investigaciones Agronomicas, Ambientales y del Cambio Climático (IIAACC)

  • Giovanna Cecilia Salinas Murillo, Proyecto Tercera Comunicación Nacional de Bolivia para la (CMNUCC)

  • Patricia Villarpando, Fundación Agua Tuya

 

Colombia

  • Douglas Andrés Gómez Latorre, Corpoica

  • Elkin Noguera-Urbano, Asociación GAICA

  • Fernando Daza Castro, Ingeniero Agrícola

    PROAGU

  • Fernanda Riascos Rosero, Universidad de Nariño

  • Helmer A. Guzman L., CENIGAA - Centro de Investigación en Ciencias y Recursos Geoagroambientales

  • Paola Andrea, Royal de Colombia

  • Zaida Yamile Peña Beltrán, Corpoica 

     

 

Ecuador

  • Carlos Varela, CONGOPE 

  • Ines Margot Arroyos Santos, COOPERACCION

  • Marco A. Viteri B., Universidad Técnica de Ambato (UTA)

  • Wilson Lechón, Grupo Wambra Páramo

 

Perú

  • Alejandro S. Flores Lozano, Universidad Nacional del Santa

  • Clifton Paucar Y Montenegro, Facultad de Ingeniería Civil y Arquitectura de la
    Universidad Hermilio Valdizán-UNHEVAL

  • Deyby Augusto Flores Mejía, Universidad Nacional Pedro Ruíz Gallo

  • Guido Roca Cahuana, Gobierno Regional de Arequipa

  • Ines Margot Arroyo Santos, COOPERACCION

  • Harriet Jasmine Gómez Moncada, Universidad Nacional Agraria La Molina

  • Lyly Diaz Torres, Universidad Nacional Pedro Ruíz Gallo

  • Vania Perez Fernandez, Universidad Nacional San Luis Gonzaga de Ica Perú

 

Venezuela

  • Carina Salazar, Universidad Bolivariana de Venezuela

  • María Alejandra Rujano, Universidad de Los Andes (Laboratorio de Sostenibilidad y Ecodiseño)

  • Rafael E Garcia Peña, Consultor independiente para áreas protegidas